157 indígenas Wounaan vuelven a casa y reescriben su historia en búsqueda de una vida en paz

Alto Comisionado para la Paz

157 indígenas Wounaan vuelven a casa y reescriben su historia en búsqueda de una vida en paz

Bajo Calima , 21/12/2023

Foto: Oficina del Alto Comisionado para la Paz

157 indígenas Wuounaan vuelven a casa y reescriben su historia en búsqueda de una vida en paz
​Después de 2 años y 1 mes de desplazamiento, la comunidad indígena Wounaan de Santa Rosa de Guayacán, ubicada en el río Calima en el Valle del Cauca, ha profundizado sus iniciativas de construcción de paz en búsqueda de la permanencia en su territorio. Esta ruta se ha construido colectivamente para garantizar la seguridad alimentaria, fortalecer la adecuación de infraestructura y la conectividad.

En noviembre del 2021, después de cuatro días de enfrentamientos entre actores armados en este territorio ancestral, la comunidad de Santa Rosa de Guayacán se vio obligada a desplazarse masivamente a la cabecera distrital de Buenaventura y posteriormente al municipio de Dagua.

En septiembre de 2023, en el marco de las asambleas comunitarias que se realizaron en los albergues temporales con las comunidades desplazadas de las cuencas de los ríos Calima y San Juan, el Gobierno nacional propició un diálogo que permitió el diagnóstico de las poblaciones, en búsqueda de una respuesta integral a esta situación. Este fue un espacio de articulación interinstitucional y según las competencias de cada entidad, se asumieron compromisos que brindarán las garantías necesarias para la transformación territorial y que, progresivamente llevarán a la construcción de ecosistemas de paz. En este caso, la comunidad indígena manifestó al Gobierno nacional su intención de retornar al territorio y aportar desde allí a la construcción de paz.

Gracias a esta iniciativa motivada también por los avances en la Mesa de diálogos de Paz entre el Gobierno nacional y el ELN, el cese al fuego bilateral, y a la mención de las zonas críticas en las que la región del Bajo Calima y San Juan aparecen priorizadas, inició un camino de voluntades, construcción de confianzas y preparación del territorio que tuvo una presencia permanente de la MisiónPaz liderada por la Oficina del Alto Comisionado para la paz. Este proceso se dividió en tres fases:

Primera fase - diagnóstico (29 Septiembre- 4 octubre): Consistió en una visita en compañía de la institucionalidad para verificar el estado actual del resguardo y adelantar acciones iniciales de limpieza y sanación física y espiritual del territorio. 

Segunda fase- Siembra para la paz (6 al 18 Noviembre): Inició con la minga para la limpieza de las parcelas familiares de sus ancestros, en esta actividad participaron más de 20 personas entre mujeres, jóvenes y adultos.

En esta etapa se suministraron insumos y herramientas para la siembra de 32 mil semillas con el fin de garantizar el aprovisionamiento gradual de alimentos para la comunidad, así como madera para hacer habitable la casona principal y mejorar la casa ceremonial donde realizan sus reuniones.

Tercera fase- Adecuación de espacios para la vida (12 al 17 de Diciembre): Se entregaron insumos para la construcción de un sistema de filtración para el suministro de agua segura, una antena de internet satelital, un congelador, un sistema de baterías solares para la conservación de los alimentos y unos kits de higiene personal. Entre las instituciones participantes estuvieron UARIV, ICBF, Ministerio de Salud, Ministerio del Interior, UNP, FENOGE, Alcaldía de Buenaventura, autoridades étnicas del Resguardo y del Consejo Comunitario Calima, Dirección de sustitución, FINDETER, Ministerio de Educación, Fondo Paz, la ONU y la Comisión Intereclesial de Justicia y Paz. Es importante resaltar que estas fases no solo permitieron preparar el territorio para el retorno de la comunidad sino que también fue un escenario propicio para que organizaciones e instituciones pudieran hacer un diagnóstico claro para la transformación de la región en un ecosistema de paz.

Desde la Oficina del Alto Comisionado para la paz, en cabeza del Gobierno nacional llevamos a cabo este trabajo de alistamiento con quienes antes habitaban y hoy retornan a su territorio con herramientas, en condiciones dignas y sostenibles y con garantías para su vida física y espiritual.

Manifestamos que en pleno ejercicio de sus derechos, la comunidad de Santa Rosa de Guayacán conformada por 157 personas, ha sido la protagonista de una historia de resiliencia que hoy reescribe su historia para seguir en la búsqueda de una vida en paz.

Descargue el documento en el siguiente enlace:NOTADEPRENSA_OACP_20DIC.pdf


IMG-20231221-WA0046.jpg

IMG-20231221-WA0049.jpg

IMG-20231221-WA0048.jpg

IMG-20231221-WA0047.jpg IMG-20231221-WA0044.jpg