El Plan de Desarrollo de tu municipio, ¿construye paz? ¿Ya lo viste?

El plan de desarrollo territorial es el instrumento de planificación con el que las administraciones locales definen los programas y proyectos que ejecutarán durante su período de gobierno. Una de las principales apuestas que deben incluir es la Construcción de Paz, como un proceso que busca superar el uso de la violencia como medio para resolver los conflictos, impulsar el diálogo social y alternativas de desarrollo económico y social sostenibles.

 

¿Y tú, ya viste si el tuyo incluye la Construcción de Paz?

 

¿Por qué debes estar pendiente de tu Plan de Desarrollo?

Diego Bautista | Grupo Paz Territorial (OACP)

  ¿Qué es un PDT para la construcción de paz?

¿Qué es el PDT?

El plan de desarrollo territorial –PDT- es el instrumento de planificación que orienta las acciones de las administraciones departamentales, distritales y municipales durante un período de gobierno. En éste se determina la visión, los programas, proyectos y metas de desarrollo asociados a los recursos públicos que ejecutarán durante los próximos 4 años. Este instrumento de planeación está compuesto por: 1) El Diagnóstico, 2) Parte Estratégica y 3) Plan de Inversiones.

Los PDT y la Construcción de Paz

Uno de los principales componentes a tener en cuenta en el proceso de formulación de los PDT es la Construcción de Paz, como un proceso que busca superar el uso de la violencia como medio para resolver los conflictos, impulsar el diálogo social y alternativas de desarrollo económico y social sostenibles.

 

¿Por qué el Plan de Desarrollo de tu municipio puede ser un instrumento de construcción de paz?

 

En la antesala de un acuerdo entre el Gobierno Nacional y las FARC para poner fin al conflicto armado, se vislumbran importantes oportunidades para transformar las condiciones que han permitido su escalamiento y su larga duración, sobre todo en las zonas rurales que históricamente han tenido menores niveles de desarrollo e institucionalidad.

 

Esta coyuntura favorable coincide con la elección de nuevos mandatarios locales y con la oportunidad de orientar la planeación del desarrollo territorial hacia la construcción de paz. Los PDT son instrumentos que permitirán transformar las sub regiones definidas por las lógicas del conflicto armado, en zonas libres de violencia y con importantes oportunidades para generar desarrollo social y económico incluyente.

 

La Oficina del Alto Comisionado para la Paz, junto con el despacho del Ministro Consejero para el Posconflicto y el Departamento Nacional de Planeación, elaboraron una serie de lineamientos prácticos que te permitirán ver si tu Plan de Desarrollo incorpora algunos de los temas claves para la construcción de paz. Porque tú tienes derecho a la paz.

 

En últimas, buscan establecer puentes con los lineamientos del Gobierno Nacional y con los acuerdos de paz de La Habana, que aumentarán las posibilidades de las entidades territoriales de generar alianzas técnicas y económicas con la Nación, con cooperantes internacionales y con el sector empresarial.

 

Además, los PDT promueven el dialogo social y la prevención de nuevas formas de violencia, porque en el proceso de formularlo y de acuerdo a lo que se incluya en él, puede fomentar la integración comunitaria, la inclusión, la convivencia pacífica, el diálogo, la concertación social, y la identificación y construcción de visiones colectivas de paz y desarrollo. A partir del PDT, además, podrán ponerse en marcha estrategias para la transformación de conflictos, el cumplimiento de acuerdos, la rendición de cuentas y la transparencia.

 

¿Ya conoces el Plan de Desarrollo de tu municipio? ¿Ya viste si incorpora elementos de construcción de paz?

 

Los PDT para la paz se formulan de forma participativa

 

¿Ya revisaste el Plan de Desarrollo de tu municipio? ¿Ha sido trabajado a partir de ejercicios participativos?

 

El mismo ejercicio de formulación del Plan de Desarrollo puede ser una acción de construcción de paz en la medida en la que reconozca insumos de ejercicios participativos.

 

Todos tenemos algo que decir de nuestro municipio: sabemos qué problemas hay, qué hace falta, qué ideas tenemos, qué nos preocupa. Además, muchas veces sentimos que las autoridades no están teniendo esto en cuenta a la hora de decidir qué se hace en nuestro territorio.

 

Si logramos que la formulación del Plan de Desarrollo sea un ejercicio en el que participe la comunidad y se tengan en cuenta los insumos que de ahí salen, entonces estaremos construyendo paz.

 

¿Por qué? Porque estamos atendiendo conflictos a tiempo, al identificarlos y al discutirlos. Y porque estamos recuperando la confianza de la sociedad civil en la institucionalidad, un paso fundamental en la dirección de la construcción de paz.

 

Claves para la elaboración del PLAN DE DESARROLLO TERRITORIAL como instrumento de CONSTRUCCIÓN DE PAZ

  •  

    La fase de diagnóstico es la más importante dentro de la elaboración de un Plan de Desarrollo Territorial para la paz.

     

    Es aquí donde se pueden identificar las conflictividades que tiene cada territorio asociadas tanto al conflicto armado como a las demás dimensiones del desarrollo. Y también donde se deben visibilizar los activos y las capacidades que tienen el municipio y sus actores, sobre los que se pueden construir -desde lo local- respuestas a estas conflictividades.

     

    Lo más importante es que se haga un diagnóstico integral, que dé cuenta de todas las conflictividades y situaciones problemáticas que hay en el territorio, independientemente de que esos asuntos identificados puedan ser o no traducidos en programas, productos, indicadores o metas en las partes estratégica y de inversiones del Plan.

     

    Identificar las principales necesidades del territorio será el primer paso para gestionar proyectos y recursos con el departamento o la Nación en un periodo posterior a la eventual firma de un acuerdo de paz.

     

    El proceso para incluir la construcción de paz en el Diagnóstico tiene cuatro hitos.

     

  •  

    Hablar de construcción de paz pasa por hablar del  goce efectivo de derechos de toda la población y del cierre de las brechas que existen actualmente.

     

    Por ese motivo, el análisis de cierre de brechas busca identificar el nivel de esfuerzo que debe realizar una entidad territorial para lograr resultados realistas, en relación con la situación del municipio, del departamento y del país en temas como educación, salud, agua o vivienda.

     

  •  

    La construcción de paz parte de hacer una lectura transversal del territorio, en la que se identifica cómo haciendo esfuerzos en los diferentes sectores se atienden conflictividades territoriales, se avanza en el goce efectivo de derechos y se generan las condiciones para una paz estable y duradera.

     

    Para la lectura territorial que se hace en el diagnóstico es muy importante mostrar que la paz no es un sector, sino que, por el contrario, es un tema transversal al territorio.

     

    Dicho lo anterior, también es cierto que hay unos temas que son fundamentales para la construcción de paz, que hemos agrupado en cinco ejes temáticos que consideramos claves para la construcción de paz.

     

    1. Desarrollo rural integral, sostenibilidad ambiental y ordenamiento territorial

    2. Víctimas del conflicto armado

    3. Fortalecimiento institucional y participación ciudadana

    4. Economías ilegales y alternativas productivas

    5. Justicia y seguridad

     

    Será importante que al identificar las conflictividades que hay en su territorio, encuentre indicadores para contar con una línea de base y de esta manera poder estructurar objetivos concretos. Sin embargo, tenga en cuenta que los indicadores son sólo una de las herramientas que permiten tener información sobre la conflictividad. Otras herramientas incluyen documentos y estudios del municipio o región, sondeos con expertos y ejercicios participativos con personas de la comunidad.

     

  •  

    La identificación de problemas, definición de causas y consecuencias desde una perspectiva de construcción de paz, implica identificar las conflictividades sociales que dieron origen o potencian las situaciones problemáticas.

     

    Este ejercicio permitirá llegar a soluciones más pertinentes en la parte estratégica, que a su vez conducirán a la atención temprana de conflictos y a evitar que escalen a diversas formas de violencia.

     

    Para el acercamiento a estas conflictividades se sugiere revisar ejercicios de prospectiva territorial e insumos resultantes de prácticas participativas con la comunidad (por ejemplo los Planes Estratégicos Territoriales), e identificar en ellos factores que generan divisiones y conexiones en el territorio.

     

    Es importante comprender que existe una  clara diferencia  entre conflictividad y problema pues el primero se presenta cuando dos o más actores, personas, organizaciones, grupos de interés o gobiernos, tienen pretensiones opuestas sobre determinados recursos (naturales, económicos, de poder, entre otros), por lo que generalmente adoptan una conducta contraria a la cooperación para alcanzar objetivos que consideran incompatibles o para manifestar sus diferencias, mientras que el segundo corresponde a las necesidades o carencias que afectan en general a la comunidad o una parte de ésta (por ejemplo: bajas coberturas en educación, deserción escolar o desnutrición en niños).

     

  •  

    La participación ciudadana es un requisito indispensable para la construcción de paz territorial, por lo que debe ser el principal dinamizador y debe estar presente en todas las etapas de la elaboración del plan.

     

    Se recomienda que todo el ejercicio de Diagnóstico se apoye en las diferentes instancias de participación que existen en el municipio y, además, consultar documentos que den cuenta de los conflictos identificados por las comunidades en ejercicios previos de participación, agendas ciudadanas de paz y desarrollo, y ejercicios de prospectivas territoriales.

     

  •  

    En la parte estratégica del Plan de Desarrollo Territorial la construcción de paz se puede reflejar en tres hitos del proceso: 1) La visión de desarrollo territorial; 2) La formulación y priorización de objetivos; y 3) La estructuración de programas.

     

    El resultado debería ser un PDT que:

     

    1) Comprenda la construcción de paz como un objetivo integral de la planeación territorial y no como un sector adicional.

     

    2) Desarrolle ejes estratégicos y programas que sean coherentes entre sí, no generen nuevos conflictos territoriales y construyan capacidades para el diálogo social y la convivencia pacífica.

     

    3) Desarrollen alternativas de solución, programa, metas e indicadores asociados a los ejes temáticos de paz (en caso de ser pertinentes), que se puedan implementar a través de los sectores ya existentes y los principios de complementariedad, concurrencia y subsidiariedad.

     

    Estos son algunos pasos prácticos para lograrlo:

     

  •  

    Una visión enfocada en la construcción de paz debe dar cuenta de los aspectos que evidenciarían la trasformación de las principales conflictividades territoriales en el largo plazo.

     

    Para desarrollarla, se recomienda revisar las visiones de paz elaboradas en ejercicios participativos y prospectivos en los territorios. También  se sugiere incluir información acerca de las tensiones y factores positivos que se consideren más relevantes a partir del ejercicio de diagnóstico.

     

  •  

    Uno de los criterios propuestos por el KiTerritorial del DNP para la definición de los objetivos del PDT es la construcción de paz. Se recomienda tener en cuenta los siguientes aspectos que permiten identificar los objetivos que le aportan a la construcción de paz en el territorio:

     

    1. Fue identificado en ejercicios de participación.

     

    2. Genera o fortalece las capacidades locales para el diálogo social y la convivencia pacífica.

     

    3. No produce o promueve otros conflictos en el territorio o escala los existentes.

     

    4. Atiende problemáticas o conflictividades identificadas en los ejes temáticos de paz: desarrollo  rural  integral,  víctimas,  fortalecimiento institucional y participación ciudadana,  economías ilegales, seguridad y convivencia.

     

  •  

    Una vez identificados los objetivos, se podrá asegurar que los programas y proyectos estructurados en el marco del PDT serán un instrumento para la construcción de paz.

     

    No obstante, se debe velar porque en la medida de lo posible todos los programas del PDT, incluyendo aquellos relacionados con los cinco ejes temáticos de construcción de paz, no produzcan otros conflictos en el territorio o escalen los existentes, atiendan conflictividades de forma integral y generen o fortalezcan las capacidades locales para el diálogo y la convivencia pacífica.

     

    Para asegurar lo anterior, se sugiere la creación o fortalecimiento de estrategias dentro del PDT para:

     

    1. La integración comunitaria y la no discriminación.

     

    2. El diálogo, la concertación social, la transformación de conflictos y el cumplimiento de acuerdos.

     

    3. La identificación y desarrollo de visiones colectivas de paz y desarrollo.

     

    4. La rendición de cuentas y la transparencia.

     

Al final del proceso, ten en cuenta que...

 

La participación debe estar presente en todas las fases de elaboración del Plan de Desarrollo Territorial para garantizar la legitimidad y asegurar que el enfoque de paz esté presente en el proceso de planeación.

 

Priorizar será una tarea obligatoria pues el municipio no tendrá recursos suficientes para conseguir todos los objetivos que se planteó. Cuando haga el ejercicio de priorización, será capaz de identificar aquellos programas que conducen en mayor medida a la construcción de paz. Es decir, aquellos que presentan soluciones a los mayores generadores de conflictos en su territorio.

 

La construcción de paz no se refiere a un sector, sino que está presente transversalmente en diferentes sectores e iniciativas de las entidades territoriales.

 

Si quieres saber más, consulta estas herramientas:

OFICINA DEL ALTO COMISIONADO PARA LA PAZ

Casa de Nariño: Carrera 8 No.7-26; Edificio Administrativo: Calle 7 No.6-54. Bogotá D.C., Colombia - Conmutador (57 1) 562 9300 | Horario de atención: lunes a viernes, 8:00 a.m. a 5:45 p.m. - Línea de quejas y reclamos: 01 8000 913666

SÍGUENOS en nuestras redes sociales Y EntérATE de todo lo relacionado con el proceso de paz